cierre-sonar

Empezaré por decir que el Sónar Festival no cumplió con todas mis expectativas, sino que más bien las superó y con creces. Una organización impecable, presentaciones en vivo del más alto nivel y una vibra cargada de buena energía: la receta perfecta para garantizar 3 días de fiesta inolvidables.

Definitivamente cuidaron hasta el más mínimo detalle para entregarnos una experiencia fuera de este mundo. Tanto en el Sónar by Day como el Sónar by Night, existía una adecuada distribución del espacio, finísima calidad de sonido y un extraordinario manejo de visuales y luces. Para los acreditados de prensa habilitaron tanto entradas como áreas exclusivas dentro de ambos recintos, con su propia zona de bebidas y comidas; básicamente zonas un poco más relajadas para que los corresponsales y reporteros realizaran su trabajo.

Las actividades del primer día del Sónar, iniciaron el jueves 12 de junio a eso de las 12:00 MD en el Fira Montjuic. Inicialmente visité la mayoría de los stands del Sónar +D, para los amantes de la tecnología era una especie de “paraíso geek” relacionado en la mayoría de los casos a la música. Por ejemplo se podía probar el SUBPAC, un subwoofer que se usa como un salveque y transfiere ondas de baja frecuencia al cuerpo. littleBits que consiste básicamente en módulos electrónicos (programables con Arduino) que se conectan mediante imanes que permiten crear sonidos, luces, entre otras cosas. También había un stand para probar el Oculus Rift, lo más innovador en cuanto a tecnología 3D se refiere, una serie de mesas con tablets que exhibían diferentes juegos y apps, en fin todo un piso y múltiples talleres dedicado a la innovación tecnológica.

sonar_prensa_urbanet

Faltando pocos minutos para las 5:00 PM, me dirigí a el Sónar Hall ver uno de los actos sobre los que más curiosidad y expectativas tenía, el del pianista y compositor Nils Frahm. La presentación fue más intensa de lo que imaginé, Nils derrochaba talento, pasión y hasta sudor sobre dos de sus majestuosos pianos, el público claramente percibía esa entrega y devolvía esa energía con aplausos y gritos. La iluminación era encantadora, que junto con el humo le daba cierto aire etéreo al escenario.

Algunos minutos después de las 7:00 PM luego de haber iniciado la presentación de Desert, llegué al Sónar Complex, que era prácticamente un teatro. Las personas se sentaban cómodamente en las butacas viendo hacia el escenario. Desert está integrado por una chica (la vocalista) y un chico, su música se mueve dentro del espectro entre el pop y la electrónica, melodías dulces y un sonido bastante fresco, perfecto para relajarse un poco antes de continuar la fiesta.

desert-sonar-urbanet

A las 8:00 PM era tiempo de re hidratar con una cerveza, ya que faltaba escasa media hora para otro de los shows que esperaba con ansias, el de Trentemøller. El Sónar Hall minutos antes del inicio estaba casi repleto, nadie quería perderse, a mi criterio, uno de las mejores presentaciones del festival. El primero en salir a escena fue el multi instrumentalista Anders Trentemøller abriendo con “Miss You”, y poco a poco se fueron uniendo el resto de los integrantes. La música de Trentemoller por lo general se caracteriza por su atmósfera oscura, que si bien conserva en vivo, le inyecta toneladas de energía al punto de sentirse casi como un concierto de rock. El punto alto de la noche llegó cuando escuchamos “I’ve been thinking too much about you…” la letra de “Moan”, por parte de la vocalista. Simplemente espectacular, nota 100 de principio a fin.

La tarea de cerrar el primer día le tocaba a Plastikman con la primera presentación en vivo de su nuevo disco “EX”, el Sónar Village estaba a tope esperando a Richie, la cabina de controles estaba en el medio del sector y justo al frente se localizaba el obelisco LED especialmente construído para esta presentación. El juego de luces y lasers estuvo muy bien, sin embargo a nivel de visuales (que son controlados por el mismo Richie) no quedé muy impresionada (comparado con otros shows del mismo festival) y musicalmente hablando tal vez esperaba más, a ratos se volvía un poco monótono y todos esperábamos ‘ese’ momento que nos volara la cabeza, mas éste nunca llegó. Plastikman con EX no entra dentro de mi lista de los mejores actos del Sónar.

Llegó el viernes 13, el día/noche que resultó ser el más intenso de los 3. Ese día inició en el Sónar Hall a las 2:30 PM con Henry Saiz acompañado de su banda. Dos vocalistas interpretaron bastantes temas de sus dos más recientes discos, “The Light”, “Love Mythology” y “Anubis” fueron algunos de ellos, que a pesar de los problemas que tuvieron con el sonido (según publicó Henry en su Facebook) fue una muy buena presentación, aunque aún faltan ciertos detalles por afinar, sería genial tenerlo de nuevo por Costa Rica.

Una de las bandas que realmente no conocía, pero me dejaron con un muy buen sabor de boca fue FM Belfast, iniciaron a las 5:30 PM en el Sónar Village. Resalto la actitud juguetona de los integrantes y la interacción con el público, rápidamente convirtieron aquello en una fiesta y la energía nunca bajó y el público respondió de la misma manera.

En ese mismo escenario a las 7:30 PM era el turno de Bonobo, otro de los actos sobre los cuales tenía muchas expectativas y fue sencillamente maravilloso, la ejecución de los temas por parte de los integrantes de la banda fue impecable, era fácil notar la calidad de los músicos que acompañan a Simon Green. El momento alto llegó cuando salió a escena la vocalista Szjerdene, que era aplaudida por el público cada vez que se asomaba, interpretó temas como “Towers” y “Transits”, hermoso e hipnotizante, una presentación en una atmósfera un poco más relajada y hasta dulce.

Tocó correr una vez más al Sónar Hall porque Jon Hopkins iniciaba a las 8:30 PM, fácil fácil, de lo mejor que he visto y escuchado en mucho tiempo. Fue un casi un orgasmo visual, auditivo y hasta sensorial, era imposible dejar de bailar y dejar de prestar atención a los visuales que fueron muy bien trabajados y al juego de luces que iba en perfecta sincronía con lo que ocurría en el escenario. Tocó temas de su nuevo disco “Immunity” pero también sonó otros un poco más viejitos. Abriendo el set con “Breathe this Air” dejó la mesa servida para llevarnos en un viaje como pocos otros tienen la capacidad de lograr, Jon es un genio musicalmente hablando y es notable su atención al detalle en todos los aspectos de su producción.

La agenda del Sónar by Day había terminado por ese día, había que trasladarse al otro recinto en donde sucedía el Sónar by Night. A las 10:20 PM empezaba Röyksopp & Robyn. El Sónar Club era el escenario más grande de todos, simplemente monstruoso y así fue ésta presentación, tanto en sonido, como luces, lasers y visuales. Susanne Sundfør también se hizo presente cantando temas como “Poor Leno” y “Running to the Sea” y lo hizo de manera excepcional. Más o menos a la mitad del show se retiraron todos del escenario y entró Robyn contagiando a todos los presentes con su energía y baile, el cierre llegó con el tema “Do it Again”, desatando la euforia de los presentes.

Seguía el turno de Moderat, Sascha Ring (Apparat) junto con Gernot Bronsert y Sebastian Szary (Modeskeletor) comenzaban a las 12:00 AM en el Sonar Lab, un escenario bastante más pequeño, pero para nada proporcional con el nivel de música que llegaron a presentar, tanto de su más reciente disco “II” como anteriores. “Last Time” y “Les Grandes
Marches” de las más emotivas de la noche y “Bad Kingdom” (o “Good Kingdom” como decidió llamarla Sascha esa noche) posiblemente de las más esperadas y coreadas por el público.

Luego de descansar un poco, minutos antes de las 3:00 AM tocaba ponerse en marcha hacia el Sónar Pub porque era momento de escuchar el dj set/live act de Todd Terje. Sobra decir que montó el baile al ritmo de sus producciones del último álbum “It’s Album Time” con temas como “Dolorean Dynamite” e “Inspector Norse” el cual la gente coreó y bailó como ninguno otro.

Después de quedar un poco decepcionada con Plastikman, a eso de las 4:00 AM en el Sónar Club llegó la oportunidad a Richie Hawtin de reivindicarse, y vaya que lo hizo. A pesar del cansancio acumulado tras casi 14 horas de fiesta, solo habían dos opciones: bailar o bailar. Uno de los mejores sets de techno que he tenido la oportunidad de escuchar en un sistema de audio tan imponente. El set duró 2 horas que se hicieron muy cortas, no creo que hubiera alguien en ese lugar queriendo que ese set acabase, era el maestro dando cátedra sin contemplaciones, un gran cierre para el segundo día del festival.

Finalmente llegó el último día y noche del festival. Faltaba visitar otro escenario el cual era el Sónar Dôme organizado por Red Bull Music Academy, a eso de las 7:40 PM TOKiMONSTA (que por cierto visitó suelo tico el año pasado) presentaba su DJ set, con una base hip hop con matices que fueron desde el house hasta dubstep, con el que puso a bailar y brincar al público. Sonó varios de sus remixes y tracks originales, siempre con una sonrisa en su rostro tomaba ocasionalmente el micrófono para dirigirse a la audiencia, muy buena música y técnicamente casi impecable.

tokimonsta-sonar-urbanet

Otro acto que también tenía muchas ganas de ver era el James Holden, quien empezó a las 8:30 PM en el Sónar Hall, no puedo decir que llenó mis expectativas musicalmente y visualmente hablando, sin embargo tuvo sus momentos, por ejemplo la incorporación de un saxofonista introdujo una atmósfera bastante sensual durante un rato y eso le dio un aire diferente, nada muy memorable, aunque tal vez ya sea cuestión de gustos.

james-holden-sonar-urbanet

A las 9:00 PM era tiempo de tomar el bus para iniciar de nuevo el Sónar by Night, una de las noches maś esperadas ya que el era el regreso de una de las bandas más importantes de trip hop a nivel mundial, Massive Attack. El encargado de abrirles en el Sónar Club a las 9:30 PM fue Four Tet, un dj set bastante relajado pero nada extraordinario, una hora después era el turno de Massive. Al fondo, una pantalla LED que se extendía a lo largo del escenario, la cual continuamente proyectaba imágenes y texto, la cual la mayor parte del tiempo revelaba cierta crítica social, mostrando datos sobre ganancias de compañías multinacionales, montos invertidos en compra de armas y guerra, entre otros. Durante hora y media tocaron temas como “Unfinished Sympathy”, “Tear Drop”, “Angel”, “Girl I Love You”, entre otros. Es bien sabido que musicalmente son unos genios y su presentación fue tal cual. A nivel visual sin duda fueron los mejores del festival, no puedo hablar de solo un momento alto porque hubieron muchos, la presentación fue sencillamente increíble de principio a fin.

En ese mismo escenario a las 12:00 MN le tocaría el turno a Matthew Dear y su respectivo DJ set de techno, bastante oscuro pero sin olvidarse del groove, mantuvo a su público bastante ocupado matizando el ambiente que iba creando, poco a poco aumentaba la energía hasta llevar el set a un nivel bastante agradable sin llegar a ser extremadamente fuerte, bastante fino.

matthew-dear-sonar-urbanet

Ahora era necesario hacer el cambio de techno a disco, en el Sonar Pub a la 1:30 AM daba inicio la presentación de CHIC ft. Nile Rodgers, prácticamente residentes del Sónar Festival. El lugar estaba abarrotado de gente y fue definitivamente un fiestón. Nile nos contó ­ humildemente ­ que todo lo que iba a sonar esa noche era parte de su producción; momentos altos, ¿todos? el legado musical es inigualable. Abriendo la noche con Everybody Dance, pasando por éxitos como “We Are Family”, “Let’s Dance”, “Freak Out”, hasta el más reciente “Get Lucky”. Voces espectaculares, un juego de luces increíble, músicos más que experimentados, sonido nítido, clásicos del DISCO y la luna llena. ¿Algo mejor que eso? Parecía imposible, así que ese fue mi cierre, con broche de oro.

El Sónar Festival tiene demasiado que ofrecer y este es solo un pequeño extracto que difícilmente hace justicia a vivir la experiencia como tal, la cual no podría dejar de recomendar jamás. Es uno de los mejores festivales del mundo, en una ciudad mágica, durante la mejor época del año para visitar.

Gracias Urbanet Radio. Gracias Barcelona. Gracias Sónar.
¡Nos vemos pronto!


corresponsal_sonar

Georgina estudia y trabaja durante el día en desarrollo del software y de noche se dedica a planificar cual será el próximo festival a visitar. Era fan de Britney, pero su relación formal es con la electrónica, género que sigue desde que tiene 15 años. Cuando sueña visita lugares que aún no conoce, desde eso, trabaja para conocerlos algún día.