Burning Man es uno de los festivales más míticos a nivel mundial, famoso por su concepto experimental como comunidad que gira alrededor de nociones como la autoexpresión y autosuficiencia. Durante siete días pueden los participantes de este evento disfrutar de una sociedad donde el comercio no existe; todo se comparte, se regala o se intercambia, no hay dinero y los ‘burners’ deben subsistir en mitad del desierto con los suministros que se traigan de casa. El festival recibe su nombre de la costumbre ritual de quemar una enorme estatua de madera con forma humana el sábado. Asimismo, las fiestas se realizan en templos levantados con material orgánico y en vehículos híbridos como camiones con escenarios incorporados y decorados bajo temáticas específicas.

El espíritu del evento se fundamenta en diez principios que resumen el concepto de The Burning Man y lo que sus fundadores pretendieron en un principio con su celebración:

 

  1. Inclusión radical: todo el mundo es bienvenido a ir, sólo necesitas la entrada y, recomendablemente, seguir las explicaciones de su manual de supervivencia.
  2. Regalar: “Burning Man encuentra su devoción en el acto de regalar”, se espera que los participantes del festival subsistan a través de una ‘economía del regalo’, ya sea mediante el regalo mutuo de objetos o el intercambio de favores, aun sin esperar nada a cambio.
  3. Desmercantilización: el evento busca crear un ambiente social fuera de todo proceso comercial, publicitario o relacionados; el objetivo es protegerse de la cultura de explotación que, consideran, deriva de estas actividades. La única transacción monetaria que se permite está relacionada con el transporte al evento o la compra de hielo y bebidas no alcohólicas, cuyos beneficios van a diferentes organizaciones sin ánimo de lucro.
  4. Autosuficiencia radical: “Burning Man induce al individuo a descubrir, ejercitar y confiar en sus propios recursos internos”, de ahí que se prohíba prácticamente todo el comercio y los participantes deban estar preparados y llevar todo lo necesario para subsistir en un lugar tan potencialmente hostil y remoto como el desierto.
  5. Autoexpresión radical: se espera que los participantes respeten las libertades propias y ajenas, y que se expresen libremente a través del arte y otras formas, siendo la ropa opcional y el nudismo practicado comúnmente.
  6. Esfuerzo comunal: se busca promover la producción y protección de una comunidad y espacio común basados en valores de cooperación y colaboración.
  7. Responsabilidad cívica: se espera que los participantes actúen de acuerdo a la ley local, federal y estatal, y que asuman responsabilidad por sus acciones dentro del festival.
  8. No dejar rastro: uno de los objetivos clave es conseguir no dejar ninguna huella de que se haya producido evento alguno en la región; se busca promover, por tanto, una atmósfera en que los participantes tengan cuidado de no dejar basura, o de recogerla en caso de encontrarla.
  9. Participación: se busca que la gente participe y no se limite a observar, pues desde la organización del evento dicen que son una comunidad con una fuerte ética participativa: “pensamos que todo cambio transformador, ya sea individual o en sociedad, sólo puede ocurrir a través de un profundo compromiso de participación personal. Logramos ser de una manera determinada al actuar de esa manera, por lo que todos son bienvenidos a trabajar, a jugar. Creamos un mundo real a través de acciones que abren el corazón”.
  10. Inmediatez: “la inmediatez de la experiencia es la piedra angular de la cultura del festival. Buscamos superar las barreras que existen entre todos y reconocernos a nosotros mismos y a la realidad que nos rodea mediante la participación en la sociedad y el contacto con el mundo natural más allá del poder humano. Ninguna idea puede sustituir esta experiencia.”

Nota vía Vicious Magazine