Mi viaje a Envision comenzó hace más de una semana: salí con mi novio y amigos rumbo a Uvita el miércoles por la tarde. Tuvimos varias escalas, dejamos la billetera botada 3 veces, dormimos en casa de mis papás, me fui sin un colón y sin la certeza de todo lo que me esperaba un fin de semana.

Pero el jueves a las 10 a.m. todo el estrés, el viaje y las carreras desaparecieron. Desde que llegué sentí un ambiente que nunca antes había sentido, gracias al mexicano y a los chicos de barro pude mover mis cosas hasta lo que sería nuestro hogar por el resto de la semana, en el Mundo de Luz.

Todo el mundo debe de tener miles de razones para ir a este festival; yo en concreto iba por la música: Opiuo, Nicola Cruz, Movimiento Foré, CharlesTheFirst… definitivamente fue mágico.

El lunes desde temprano salimos a bailar. No sé cuántas veces en mi vida he sonreído con Funka, pero nunca lo he disfrutado tanto como ese jueves en la tarde, sin duda fue uno de mis shows favoritos: tenerlo enfrente, cantando en español, tocando guitarra y siendo adorable. No sé si fue el ambiente, la gente o el calor; pero fue uno de los sets que más disfrute durante mi primer día de festival.

Con la frescura de la noche nos acercamos a “Luna Stage”, un escenario impresionante, rodeado de antorchas y plataformas, en frente estaba Movimiento Foré, un grupo cuyos ritmos africanos nos hicieron bailar durante casi una hora: nunca los habíamos escuchado, pero sus tambores y marimbas poseyeron nuestros cuerpos, nos hicieron saltar, sonreír y darlo todo en el dancefloor. Sobra decir que terminamos muertos.

Después de la ceremonia de apertura descansamos un rato pero no por mucho rato, Fernando Melo hacia entrar en calor a toda la gente en el Lapa Stage, como previa perfecta para que Faceblind hiciera de las suyas en un lapa stage que es conocido para ellos, y se nota desde que iniciaron el set. Un día uno cargado de Djs nacionales, que sin duda fueron un punto alto durante todo el festival para los amantes del house y el techno en concreto.

Uno de mis mejores amigos me comentó: “nunca había visto algo tan exótico, declaro que definitivamente no conozco mi país”. Y es verdad, pocas personas visitan la zona sur. Yo crecí ahí, corriendo en Uvita, oyendo las lapas, jugando en la arena. La nostalgia me invadió, pasar las tardes en la catarata fue como regresar a mi infancia, cuando íbamos a Uvita cada vez que había vacaciones.

El viernes los ritmos exóticos desbordaron, para mí la fiesta comenzó tarde con Systema Solar en “Sol Stage”, nos llevaron un show impecable, cargado de ritmo, color, diversión y tropicalidad. De Sol pasé a Luna, donde se presentaban The Funk Hunters: sucios en el buen sentido, con sus ritmos irregulares y bajos cargaron de energía la noche. Bailé, sudé y no dejé de sorprenderme con las antorchas de Luna.

Luego de todo ese desborde de energía, tomando té, se me acercó una versión casi animé de Tomb Raider y me dijo que me veía hermosa, no sé si fue el té o el calor de la noche, pero sentí que me derretía… lo dijo con tanta dulzura. Historias sin duda que nutren la experiencia, que quedan para siempre y que mejora toda la música y todo el baila que quedaba por disfrutar.

Papadosio, Tryptich y Blond:ish, me permitieron ver rostros conocidos y extraños, cuerpos, movimientos, un entorno hermoso. Mi noche terminó con Nicola Cruz, sus ritmos andinos me atrajeron, hipnotizaron, me hicieron saltar, vibrar, sentir la energía de la jungla y disfrutar de un punto alto del festival. Reencontrarse con los sonidos latinoamericanos cargados de música electrónica es algo que se aplaude y el mundo entero se lo esta reconociendo a Nicola. Envision tambien se unio a ese reconocimiento cargado de baile. Fue tanto que el Lapa entero pidio más, pero la noche habia acabado, ningun grito, silbido, o suplica fue suficiente, y habia una razón, quedaban aún 2 días de festival, y mucha energía por desprender.

 

El sábado me levanté tarde y exhausta, decidí visitar a la casa de mis padres, recargué energías para volver a medianoche. Pero mis colegas de Urbanet llevaban horas ya bailando, me mencionaron que Neztha y Mario Miranda habian hecho un bailongo en el Lapa Stage, y les creo. Yo mientras, al llegar disfrute de un Nico Luminous pegajoso, atrevido, sabroso… estaba seteando el mood para la fiesta. Luego llegó a quién más había esperado, Opiuo, no tengo palabras para seguir, su set fue impecable, los shows que lo acompañaron también, le di toda mi energía, me entregué a sus bajos impecables y bailé como nunca. Clozee fue el cierre perfecto para que Random Rab iniciara su tradicional amanecer, el momento perfecto para compartir abrazos y resumir todo lo vivido durante el festival.

El domingo fue un día místico, de reencuentro conmigo misma, Santos y Zurdo, Zach Deputy, Envision Orchestra, y Pantyraid me ayudaron a entrar en sintonía, pero fueron CharlesTheFirst y OTT. quienes me hicieron realmente sentir la completitud del momento pues sus sets no eran simple música, eran todo un ambiente a veces húmedo, a veces salvaje, exótico y hermoso como el pacífico sur de Costa Rica, como las personas hermosas que conocí.
Y es que así es Envision, todos muestran su mejor versión de sí mismos. Ya sea en clases de yoga, bailando hasta el amanecer o tras un resbalón en el río, todos son dulces. Esta fue mi primera vez en Envision, pero estoy segura de que no va a ser la última. Si no pudieron ir al festival. se perdieron algunos sets que querían escuchar o simplemente quieren revivir la experiencia pueden revisar en los siguientes links la música que se presentó en cada “Stage” y compartir con nosotros quiénes fueron sus favoritos.

 

Nota escrita por Irene Gonzales
Fotografía por Marcia Garro
Cobertura social media por María Farah